Daniel

Daniel

Martes, 17 Noviembre 2015 23:41

Leche, chivo y la cabra gorda

Muchas veces tiene uno tantas cosas que hacer que no se llega a todo ni que te pegues patadas en el culo. Lo que es tener leche, chivo y la cabra gorda, un no poder. Así llevo yo el mes de noviembre desde que ha empezado y no parece que afloje en breve, al menos hasta que no intente mi MMP en la Media Maratón de Los Palacios el día 13 de diciembre. Como muestra el pasado día 7 de noviembre:

Durante el mes de octubre intenté organizarme el calendario para no tenerlo muy agobiado, así que voté por hacer la entrega de premios de la Liga Andaluza de Parapente, de la que formo parte, para el día 7 de noviembre, ya que no coincidía con más acontecimientos importantes. Para desgracia de mi agenda, me cambiaron de fecha una cita ineludible, la II Maratón por Relevos, y lo pusieron... pues también el 7, mira que bien. ¿A que falto? Pues, evidentemente, a nada: un fin de semana de relax, vamos.

Cuando el pasado día 30 de julio apareció en la página de facebook que se buscaban liebres para la Media Maratón de Marbella no llevaba más de 3 días de entrenamiento en las piernas en los últimos 10 días, 40 entrenamientos en los últimos casi 8 meses de recuperación tras la lesión que me dejó la Maratón de Málaga 2014. Pero casualmente justo dos días antes habíamos apostado David, Manolo y yo, en medio de la clarividencia alcohólica que da una boda, que pagaba las cervezas el que no hiciera de 1:30 en una media por determinar antes de final de año, en noviembre o diciembre. Así que tenía que empezar a entrenar sí o sí, por lo que me parecía de entrada una buena forma de motivarme debido al flojismo que arrastraba.

Miércoles, 28 Octubre 2015 16:53

El que no corre, vuela

Hola a todos. Como mi amigo Fran, paso a presentarme: Aquí Dani, ahí unos amigos.

Durante la semana me disfrazo para ir a trabajar y cuando me quito el disfraz queda la persona. Me gusta definirme como Padre primero, y después como piloto de parapente. Si vas a una reunión y hay un piloto de parapente es muy fácil descubrirnos: vamos pregonándolo por los cuatro costados, no te preocupes que ya te diremos nosotros que lo somos. Aparte de esto, mi formación se ha dirigido al mundo de la educación, aunque no ejerza más que con mis hijos.