Viernes, 13 Noviembre 2015 19:33

Media Maratón de Marbella: Imitando a Martín Fiz

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Cuando el pasado día 30 de julio apareció en la página de facebook que se buscaban liebres para la Media Maratón de Marbella no llevaba más de 3 días de entrenamiento en las piernas en los últimos 10 días, 40 entrenamientos en los últimos casi 8 meses de recuperación tras la lesión que me dejó la Maratón de Málaga 2014. Pero casualmente justo dos días antes habíamos apostado David, Manolo y yo, en medio de la clarividencia alcohólica que da una boda, que pagaba las cervezas el que no hiciera de 1:30 en una media por determinar antes de final de año, en noviembre o diciembre. Así que tenía que empezar a entrenar sí o sí, por lo que me parecía de entrada una buena forma de motivarme debido al flojismo que arrastraba.

¿Por qué ser liebre? Debo reconocer que mi participación en la Maratón de Málaga 2014 me marcó un poco el camino al poder disfrutar de una liebre del nivel de Martín Fiz. Es muy difícil hacer lo que él hizo, hacer una hora más de su tiempo normal (a la reciente Maratón de Nueva York me remito, 2:34 se ha marcado el tío), con la disminución de ritmo tan importante que eso supone. Hacer de liebre es divertido porque ayudas a los compañeros a conseguir sus metas. Durante la primera mitad de este año, lo poco que he corrido ha sido en carreras en las que he servido de liebre a diversos amigos, marcando ritmos a petición de los que me encontraba en la salida. La verdad es que tengo un estilo de liebre peculiar, un pelín ruidoso creo, por no decir estridente y jartible de lo pesado. Luego te lo agradecen, te diviertes y te ríes con ellos, consiguen el objetivo que se habían marcado y es una forma de compartir alegría. Encima se hacen nuevos amigos, ¿qué más se puede pedir?

Así que ni corto ni perezoso me pongo a redactar mi currículum, para nada extenso ni lustroso: empieza en la Media de Marbella de 2012 y acaba en la Maratón de Málaga de 2014, con marcas muy muy muy normalitas, de entrenar un poquito pero normalitas. Antes de terminar de ponerlo completo ya me están respondiendo los amigos de la organización y ofreciéndome el de 1:40. Uffffff, 8 semanas, partiendo casi de cero, una marca 3 minutos y medio por encima de mi MMP, comprometerme con esto... PUES CLARO QUE SÍ, ¿quién dijo miedo? Después de entrenar para una maratón todo se ve mucho más fácil. Lo que más me sorprendió fue la confianza de la Organización en mí. Sorprendente y abrumadora porque la responsabilidad es telita, más aún con el mes de agosto más caluroso de los últimos años y dos semanas de vacaciones en septiembre. No, no iba a ser fácil. Pero lo dicho, tras el entrenamiento del maratón todo se ve de otra forma. AL TAJO, que el tajo es duro.

Lo mejor que me ha pasado durante el entrenamiento es haber podido coger la forma muy rápido. Esto me ha permitido disfrutar durante las dos semanas de vacaciones de unos recorridos espectaculares en el norte de California y ver muchísimo más de lo que me podía imaginar. Que se lo digan a los amigos que día sí y día también recibían el parte de los 150 km que me metí entre pecho y espalda durante el viaje. Lo peor: los nervios hasta la semana justo antes del día D, cuando realicé una prueba de 15 km que me confirmó que sí llegaba bien.

Tras recoger el dorsal el viernes y probar el arnés para llevar el banderín volvía a estar hecho un flan por lo incómodo que estaba con el palo amarrado a la espalda. Mil posiciones, mil pruebas y un kilo de vaselina la mañana siguiente evitaron toda molestia durante la carrera. Fotos con los amigos, charlas y risas, que es lo que justifica tanto entrenamiento, y al sobre a intentar dormir.

Todos los que hicisteis la media sabéis que hizo bastante calor y que por suerte no salió el levante que parecía que iba a salir según la previsión meteorológica, así que eso que me ahorro de contar. En la salida... a ver cuando aprendo a hacer una salida bien, leches. En la salida me quedé muy retrasado con respecto a todas las demás liebres, que salieron en cabeza. Menudo calentón me metí para ponerme en mi sitio y empezar a coger ritmo. Para el kilómetro 5 ya me había tranquilizado y estaba donde debía, el GPS me marcaba bien con respecto a los carteles y la media iba perfecta sobre lo que tenía que hacer, así que todo perfecto, cantando kilómetros, ritmos y dando ánimos al nutrido grupo que se fue formando a mi alrededor. Algunos nos adelantaban, a otros los adelantábamos, pero en general empezamos después del avituallamiento un rato muy tranquilo. Bromas, peticiones de más ritmo, de menos, alcanzar a amigos como Fran Viegas que salieron rápido y tardé en superar, con su consiguiente colleja, nos llevaron al avituallamiento del km 10 y a Puerto Banús. Cuando estoy entrenando el espigón de Puerto Banús es un lujo, pero en la media siempre le tengo pánico: aquí es donde empieza realmente la carrera, es muy estrecho, somos muchos y es difícil de adelantar, así que me puse en cabeza del grupo para evitar que una pájara de alguno de los compañeros nos ralentizara y rompiera el ritmo. Efectivamente, para cuando llegamos al km 15 quedábamos cuatro gatos. Aquí ya empezó a notarse “la caló” y los kilómetros. Me gusta pensar que muchos apretaron cuando terminamos el espigón, pero me da a mí que fueron más los que se quedaron que los que tiraron para adelante. Poquito a poco alcanzábamos a muchos, pocos de los cuales se iban enganchando al grupo. En el kilómetro 18 ya veía conseguido el objetivo, pero ya se hacía duro mantener el ritmo, cansado de ir por debajo de lo que las piernas pedían. Me distraje haciendo cálculos sobre ritmos, distancia que faltaba y el tiempo que tenía que tardar y todo cuadraba de sobra, así que a relajarse y a animar a los chicos diciéndoles que tenían hecho el objetivo.

Entrar a meta siempre es un subidón, pero mucho más en esta ocasión. Quiero agradecer a todos los que me disteis las gracias en meta y posteriormente cuando nos hemos ido viendo, ese era el objetivo, hacer que todos vosotros pudierais disfrutar la carrera sin marearos y lograr vuestra meta. ¿La mía próxima? Bajar 10 minutos la marca. Pero eso será otra historia...

Visto 2133 veces Modificado por última vez en Domingo, 15 Noviembre 2015 22:22

1 comentario

  • Enlace al Comentario Miguel Domingo, 15 Noviembre 2015 22:37 publicado por Miguel

    Muy buena la crónica. Estamos seguro de que lo vas a conseguir aunque será tarea dificil

Inicia sesión para enviar comentarios